LO QUE EL RÁBANO PUEDE APORTAR A TU DIETA

El rábano es una hortaliza formada por agua en un 95% y que destaca por su alto contenido en Vitamina C y Vitamina B.

Por otro lado, el rábano es una buena fuente de potasio y de yodo, aunque también contiene ciertas cantidades de calcio, fósforo, hierro, magnesio y azufre, este últimoresponsable del ligero sabor picante que posee.

 

Propiedades y beneficios para la salud

En general, al grupo de las Brasicáceas (al que pertenece esta hortaliza), se le atribuye propiedades anticancerígenas.

Los rábanos también poseen ciertas propiedades antibióticas y antivíricas gracias a la  presencia en su composición de compuestos orgánicos azufrados como el rafanol y la rafanina (este último en el rábano negro).

Las Brasicáceas destacan  por su riqueza en antioxidantes que hacen frente a los radicales libres, estimulando así el sistema inmunitario. Destaca por su capacidad para drenar y depurar el hígado y la vesícula biliar, con la consiguiente eliminación de toxinas y desechos acumulados en el organismo.

Con ello se evita la aparición de diversas enfermedades degenerativas al evitar los daños celulares, y reduce el riesgo de sufrir problemas cardiovasculares.

A nivel inmunológico, el rábano también actúa como un potente antimicrobiano, con capacidad para neutralizar bacterias, virus y hongos, que puedan aparecer en nuestro organismo. Tradicionalmente se ha utilizado el zumo de rábano en las estaciones frías del año (otoño e invierno) para evitar infecciones respiratorias.

Es un alimento con un alto valor como elemento diurético y depurativo por su alto contenido en agua y potasio. De este modo, el rábano contribuye a prevenir la formación de cálculos, así como a eliminarlos.

El efecto depurativo del rábano también se extiende a la sangre, las mucosas gástrica e intestinal, eliminando sustancias dañinas que tienden a acumularse como son el ácido úrico, la urea, el colesterol, etc.

Por otro lado, el poder diurético de los rábanos nos va a ayudar a rebajar la tensión arterial porque nos va a permitir eliminar mucho líquido y sustancias a través de la orina.

A nivel digestivo, el rábano también ejerce una beneficiosa influencia despertando el apetito, estimulando la producción de jugos y contribuyendo a los movimientos intestinales.

También mejora la flora intestinal, contribuyendo a prevenir las distintas infecciones que se pueden producir a nivel intestinal, entre ellas la diarrea.

Gracias a su contenido en fibra, el rábano también contribuye a la regulación intestinal ejerciendo un suave efecto laxante que permite aliviar el estreñimiento crónico.

También ejerce cierta influencia como relajante y antiinflamatorio, pudiéndose utilizar como calmante ante problemas articulares, y como facilitador del sueño.

Asimismo, el rábano puede resultar útil para curar ciertas lesiones de la piel (eczemas, quemaduras, etc), si se aplica directamente sobre la herida.

Como ves las propiedades de esta hortaliza son interminables y muy saludables. Te animamos a introducirla en tu dieta añadiéndola a las recetas que usas a diario.